redes sociales

IMG_0691

Don Arturo, el rey del sofá

9 de julio de 2015 Author: FYI Tags: , , ,

Hace una semana, me independicé y sí, soy feliz, pero no todo puede ser TAN maravilloso. Confieso que no ha sido fácil entender que uno no puede tener todo de una (bueno los mishonarios, sí, pero no es el caso).

¿Existe algo más asqueroso que un cambio de casa? Es estresante y agotador, pero todo sea por ser libre y grande. Lo bueno es que como soy pahbre sólo moví mis objetos personales, algunos muebles y las cosas así súper básicas para la cocina, pero con pocas o hartas cosas, igual te queda la cagá y hay que ordenar para construir el nuevo hogars. La pieza principal ya la tengo casi ready, pero en el living sólo tenemos (hablo en plural, porque sí, vivo en pecado) dos apliqués doré. Así que el primer desafío para armar el living room era el sofá. Fuimos a TODAS las tiendas de retail habidas y por haber, Paris, Ripley, Falabella, Homy, Easy, Homecenter, outlets, etc entendiendo que quizás podíamos encontrar una oferta wena, pero sólo nos llevamos desilusión. Los sofás que estaban más o menos a un precio razonable eran de juguete, casi que los tocaba con mi dedo meñique y se movían más que jalea, por lo que me puse hardcore y dije: “prefiero no tener sofá hasta que encuentre uno de calidad y a un buen precio” y en esa búsqueda llegué a manos de Don Arturo gracias al dato de mi big boss. Lo llamé, coordinamos y lo fuimos a ver a su taller en Cerro Navia.

Cuando llegamos, nos rendimos ante su ternura y amabilidad. Si bien su taller no es el lugar más bonito del mundo, el amor por su oficio nos encandiló. Don Arturo fabrica sofás con madera, resortes y espuma de alta densidad, cosas que uno ya no encuentra en las multitiendas y lo mejor de todo, a un MUY buen precio. Le llevamos una revista con el modelito que nos gustaba, comentamos algunos ajustes, dimensiones,  pim, pam, pum! y nos dibujó lo que anhelábamos. Lo único con lo que él no se mete es con la tela, así que uno tiene que llevarle los metros que te indica.

Así que ahora que ya tendré mi sofá, pretendo ponerme creativa para seguir enchulando mi hogar. No perderé la esperanza de que algún día, tendré ese inalcanzable living de Pinterest con el que sueño todos los días.